viernes, octubre 10, 2008


Buenas tardes a todos. Esta semana estamos un poco a cien en casa y en el trabajo. Lola está liada con el colegio, el Chancho está que no come porque se distrae o yo qué sé, y yo (habéis adivinado que el escritor no es el niño) estoy con las prácticas de los alumnos, la animación, las canciones de niños en la radio y la madre que me parió.

Resumiendo cosillas. Algunas mañanas vienen las profesoras de Our Kids a la radio para grabar canciones de niños. Algunas tardes Fitipaldi no quiere comer... y no come, con lo cual le aguantamos algunas tomas para que después coma más (este dato sirve para información, espero que no llame ninguna abuela o bisabuela procupándose por el niño... como podéis ver él está gordo, sano y ecuánime).

También hemos empezado a dejar a Mister Proper en la jaula. Por fin empieza a usar la nueva camita. Después de varios martillazos conseguimos montarla y meter al niño. La verdad es que es una gozada, porque le queda grande y no deshace mucho la cama. Por las mañanas, para despertarlo, salto la valla y me meto con él dentro (otro dato informativo del que no deben preocuparse los familiares, puesto que la cuna tiene estructura de cama de adulto, con lo cual no es posible que se rompa con mi peso... es más, ahí durmió mi suegro).

Total. También nos han montado una reja en el balcón de Pablito. Me gustaría decir que es para evitar la entrada, pero, en realidad, es para evitar la salida. Cuando Pablo cumpla 18 años le dejaremos acceder a las azoteas de los edificios circuncisos al balcón.

Y bueno, para terminar les comento que todo lo no es malo, es bueno, en general.

MOTES DE PABLITO:
Chancho
Fitipaldi
Mister Proper
Cagalín

2 comentarios:

Anónimo dijo...

mister proper?¿?¿

entredosmares dijo...

Ay!!!! qué grande está el Pablillo!!!! en su camita y todo!