miércoles, enero 28, 2009

DIARIO DE UN DELINCUENTE
(al que le están saliendo los dientes)

La semana pasada fue una pasada... estuvimos en Playa Verde con algunas familias muy majas que nos recibieron con los brazos abiertos. Como dijo Albert Einstein "por fin playa". Nos quitamos las ropas, nos pusimos los bañadores, mucha cremita y al agua patos, patos.

A Fitipaldi le compramos un rosco para meterlo en la playita. Fue una experiencia nueva, ya que el agua está salada y el niño se pasaba el rato pegándole lametones al rosco. Disfrutó también de la arena (el niño engordó 3 kilos así de pronto), de dormir con sus papis y de andar descalzo por el cesped.

A la vuelta le instalamos una piscinita en la cocina para que no extrañara la playa. También ha sido una experiencia "aguatadora", sobre todo para los papás que tenemos que montar el tinglado. Y por lo demás el niño sigue haciendo sus carreras por la casa con el andador, metiendo las manos en la basura, los dedos en el ventilador y subiendo la baranda de la cuna.
video
Ayer le hicimos un pequeño rapado de cabeza. Nos dimos cuenta de que pasaba mucho calor y más cuando comía. Así que le metimos la maquinilla. Ha quedado re-lindo, parece una bola de billar. Hasta tal punto que esta mañana abrimos la puerta al cartero y nos dice: "señora, se les ha caído una bombilla"

Más aventuras en otra ocasión.

sábado, enero 24, 2009

COMIENZO DE AÑO

Ya estamos aquí de vuelta. Las vacaciones se han desarrollado con un reparto equidistante entre las dos partes andaluzas: Sevilla y Graná.


Entre otras cosas, lo más práctico ha sido la llegada del tacataca o andador de Pablito por parte de Melchor. Ahora sí le podemos llamar Fitipaldi al chancho, pues se pasa la vida recorriendo los pasillos de la casa... hasta tal punto que le ponemos casco.





Y también hemos disfrutado del tíoprimo de Pablito: Luisito "el hombre tranquilo". El contraste se hizo notar.

Después de mucho ajetreo, viajes, jamón serrano, visitas a cuñaos, primos, padres, abuelos, bisabuelos, suegros, titas y otros animales de la especie... nos fuimos una semanita de veraneo a una playa, pero esa es otra historia que colgaremos recientemente.

Un saludo y les dejo con un vídeo.
Por cierto, ya tenemos internet en casa, así que temblad.

jueves, enero 15, 2009

Y NOS DIERON LAS 10 (en Migraciones)

Fue en un puerto con mar
Al final de la calle Misiones
Tú reinabas detrás de la mesa del lugar
Que llaman Migraciones

Tome asiento señor, y espere en la cola
Con una condición
Que no tenga que esperar
más de tres cuartos de hora

Loco por poder ser residente
De este territorio
De Sabina escuché
En el piano de mi mp3 todo su repertorio

Los clientes al final uno a uno se fueron marchando
Tú saliste a cerrar
Yo me dije cuidado chaval
Te estás enojando

De repente ocurrió
Un guardia en mi espalda
Dijo vuelva después
Y mi brazo le correspondió con un corte de manga

Caminito a mi hogar
Me cagué en cada farola
Esa tarde volví
Y sentado en la butaca más de tres cuartos de hora

Y nos dieron las 10 y las 11
Las 12 la 1 las 2 y las 3
Y atendido al anochecer nos encontró la luna

Nos dijimos adiós
Ojalá no volvamos a vernos
El verano acabó, el otoño duró
Lo que tarda en llegar el invierno

Y a Migraciones otra vez
El verano siguiente
Me llevó a tramitar
para tener cédula de identidad como un residente

Y no hallé quien de mí encontrara
Ni medio expediente
Parecía como si
Me quisieran hacer esperar, sentado entre gente

No había nadie detrás de la mesa del otro verano
Se puso en tu lugar
un gordito con pinta de sudamericano

mis papeles busqué
a las malas, estaba irritable
sé que no lo soñé
porque estaba mientras le gritaba a los responsables

en mi declaración
alegué, que esperaba tres horas
volví en otra ocasión
a la sala donde aquella vez esperaba la cola